TIRO DE GRACIA

Y no, no es un homenaje a uno de los mejores grupos de hip hop en Chile, es lo que tristemente pasó en la cancha del Lucio Fariña este domingo. Sí, fue el golpe necesario para barrer con otro histórico en la U: el Huevito Valencia.
Hecho de la causa es que los azules han obtenido apenas 1 de 21 puntos posibles. “No quiero ser parte del problema”. Con esta sinceridad brutal Valencia hizo inminente su salida de la U, y me da tristeza porque así fue con Cristián Romero, Luis Musrri, los hermanos Castañeda, Sergio Vargas y una larga lista más de viejos estandartes del club que los hicieron salir por la puerta chica, que los hicieron manchar su historia, pero así es el futbol de mercado, no respeta nada.
Nuevamente un equipo flojo, aletargado y con un decepcionante rendimiento, como si no les importara lo que está pasando, les da lo mismo, total ellos a fin de mes cobran su sueldo y siguen “cagados” de la risa subiendo historias en redes sociales, saliendo de fiesta y se les olvida que, si no fuese por su representante o el mal ojo o capricho de la dirigencia, no estarían en uno de los clubes más grandes de este país.
Es una falta de respeto nuevamente el cometido en la cancha, me encantaría que alguna vez en su vida revienten su burbuja y miren como la gente se esfuerza de sobremanera para ir a la cancha semana a semana, de cómo dejan familia, arreglan un turno en el trabajo, juntan peso a peso para ir a cualquier estadio de este país sólo por seguir a la camiseta azul.
Ya basta de aguantar a los “cabrones”, los que piensan que con el nombre o la jineta se gana el partido, basta de tener jugadores que por tener una temporada buena en un club piensan que la van a romper en la U. Pero de lo que de verdad debemos estar más preocupados es que ningún directivo da la cara, Aubert brilla por su ausencia, desde que renunció hace poco más de 20 días no ha dado la cara y eso que está en el directorio.
Resonante fue la llegada de Roggiero que venía a revolucionar todo, no habla. Llega el nuevo presidente, un desconocido, que según alguno es hincha de la UC, otro que no tiene idea de fútbol y no habla. Y la guinda de la torta, como la Casa de Estudios número 1 de este país, presta el nombre para que manoseen así sin tapujos la institución y tampoco dicen nada. El mutismo parece ser el deporte de moda en el Centro Deportivo Azul.
Estamos atrapados por una jauría de mercenarios que, si se avista peor, el representante por excelencia de la Generación Dorada, el que hizo que Alexis Sánchez tomase la mala decisión de irse al Manchester United por unos pocos pesos más, sea el dueño o controlador de Azul Azul y el equipo, no por nada maneja unos cuantos que hay ahí dentro intentado entrenar para dar pena el fin de semana.
Quedan pocos partidos, entre ellos el único clásico que tenemos, el universitario, les pido a los que se ponen la U en el pecho que corran, jueguen e intenten hacer algo con la pelota en los pies, porque de verdad el panorama avizora oscuro, y la opción de una Promoción se ve cada vez más latente, lo que sería el tiro de gracia para este magro año donde sería demasiado premio ir a una copa internacional.

Nota escrita por:  Cristóbal Arias

Fotografía: © Photosport

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *